Trio

Almohada

 

A los gatos lo que más les gusta

es clavar los dientes en una rata,

cruda y viva.

 

A mí, en cambio, me gustas tú.

 

Cuando estoy contigo

las palabras me salen solas.

No importa si tontas o ingeniosas

pero fáciles y felices.

 

A las ballenas les encanta

tragar miles de litros de agua

y que les queden

las comisuras de los dientes

llenas de microorganismos, crustáceos y algas.

 

Yo prefiero tus ojos dudando serios

y la curva de tus párpados chinos y recios.

 

No preciso más que tu presencia

para sentir sonrisas en todo el cuerpo.

 

Puedo citar otros ejemplos bizarros y exóticos,

pero baste con el oso hormiguero,

que mete la lengua en un agujero

y se relame de recuperarla pegoteada de insectos.

 

Yo, en cambio, prefiero tu boca.

 

(Me gustan también tus hombros y tus manos:

me gusta verlas sacarme la ropa)

 

Las avispas y los picaflores

buscan el hallazgo en el centro de la rosa,

del narciso, del nardo,

de la flor más perfumada.

 

A mí lo que me gusta es el olor de tu almohada.