El tiro por la culata        

 

 

 

 

 

 

Leyendo Colt & Co, enciclopedia de las armas de fuego, me entero del triste fin del genial armero Charles Trimbull Welby.

El mayor Welby dedicó los últimos años de su vida a desarrollar el arma de fuego perfecta: un rifle con virtualmente cero desviación y rango infinito. Velocidad del proyectil = c/4, es decir un cuarto de la velocidad de la luz. Poder de penetración ilimitado.

El día que procedió a probar la precisión y potencia de su invento, la bala pegó la vuelta al mundo atravesando todo lo que se le atravesaba, y lo descerebró por atrás.

[Ya sabemos que en nuestro universo a esa velocidad el proyectil hubiese escapado a la fuerza de gravedad del planeta, internándose en los fríos y oscuros espacios infinitos, pero nos gusta imaginar esta escena en un mundo que se rige por las leyes de los dibujos animados, más específicamente las del Correcaminos y el Coyote]

.

Relámpagos vol. 4

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top